Las Inyecciones Regenerativas

Project Details

Categories:

Inyecciones Regenerativas
Dr. Ramón Pacheco

Con las inyecciones regenerativas se busca estimular al cuerpo para que se repare a si mismo en áreas de daño o deterioro  Estas inyecciones son un tratamiento no quirúrgico para lesiones crónicas que ocasionan  dolor  e inestabilidad de las articulaciones y estructuras relacionadas tales como ligamentos y tendones. Estas inyecciones han sido utilizadas desde hace varias décadas y se les conoce como Proloterapia.

El diccionario Webster, define Proloterapia como “la rehabilitación de una estInyecciónructura incompetente, tal como un ligamento o tendón, mediante la proliferación inducida de células nuevas“.

El dolor por lesiones del deporte, envejecimiento y sobreuso, se inicia con frecuencia por el daño de articulaciones y sus tejidos de soporte. Si las lesiones no sanan de manera completa, ocurrirá un deterioro acelerado y envejecimiento de esa estructura, de manera casi similar como sucede en un vehículo con una llanta mal alineada.

El tratamiento apropiado, además de las inyecciones, tal como corrección postural y ejercicio adecuado, permitirán que estas articulaciones sean reparadas por el propio organismo.

PADECIMIENTOS QUE PUEDEN SER TRATADOS CON PROLOTERAPIA:

  • COLUMNA CERVICAL (Artrosis, inestabilidad leve, latigazo y problemas del disco.)
  • COLUMNA TORACICA (Artrosis, disfunción costal.)
  • COLUMNA LUMBAR (Artrosis, inestabilidad leve, espondilosis y dolor después de cirugía de columna.)
  • ARTICULACIÓN SACROILIACA (Artrosis, inestabilidad.)
  • HOMBRO (Inestabilidad, artrosis, pinzamiento subacromial, tendinosis.)
  • CODO (Artrosis codo de tenista (epicondilitis), codo de golfista.)
  • RODILLA (Artrosis, rodilla del corredor (tendinosis), pes anserinus.)
  • TOBILLO/PIE (Artrosis, esguinces crónicos, tendinosis del tendón de Aquiles, fascitis plantar.)

Estas son algunas condiciones que pueden llevar al dolor crónico. Por lo común las articulaciones, ligamentos y tendones, cuando se lesionan pasan por un proceso de reparación y cicatrización, que durar aproximadamente de 4 a 6 semanas.

¿Que pasa cuando el dolor de espalda, el dolor de cuello y cabeza después de un choque (latigazo) no se repara o la lesión del deporte continua causando un malestar o dolor persistente que le impide continuar con el ejercicio o deporte?

El dolor articular pueden limitarnos en nuestra capacidad de realizar actividades físicas e impedirnos disfrutar de una vida plena.

Los medicamentos antinflamatorios y analgésicos que con frecuencia se prescriben para estos padecimientos, pueden incluso interferir en algunos casos con los procesos de reparación normales del cuerpo.

En un buen número de ca8510334739_973f93eac7_osos a pesar de un buen tratamiento inicial y de considerables esfuerzos individuales, el dolor y la disfunción articular persisten convirtiéndose en dolor crónico el cual limita las capacidades funcionales, afectando el desempeño laboral, actividades recreativas y en general actividades de la vida diaria. Esto puede llevar a estados de depresión y fatiga lo cual a su vez contribuye a este ciclo de dolor crónico.

Esta técnica de inyecciones han sido  utilizadas desde hace mas de 60 años para el tratamiento de problemas músculo-esquelético. Los resultados han sido favorables en la mayoría de los casos, reduciendo el dolor y mejorando la función de los segmentos afectados. Además se reduce la necesidad de usar medicamentos que pueden tener efectos secundarios en nuestro organismo.

La Proloterapia produce resultados duraderos ya que estimula los propios mecanismos de reparación de nuestro cuerpo. En algunos casos pueden incluso evitarse procedimientos quirúrgicos.

¿Cómo Funciona?

Cuando ocurre una lesión, el área puede no sanar en forma completa debido a un tratamiento inadecuado o a falta de una circulación normal.  Por esta razón los ligamentos, articulaciones y tendones se van reparando de manera lenta. Con el tiempo los ligamentos dañados se vuelven más blandos, permitiendo que los huesos de la articulación, se desplacen en forma excesiva, causando dolor, contracturas musculares y malas posturas que llevan a una artrosis articular (daños y perdida del cartílago articular).

Los pequeños nervios de los ligamentos dañados transmiten impulsos de dolor hacia el cerebro, desencadenando reflejos musculares de compensación y protección (contracturas) en un intento por estabilizar las articulaciones dañadas. Por eso se siente en al área afectada una especie de rigidez, ardor, punzadas, hormigueo, fatiga y dolor al realizar algún movimiento forzado. Con frecuencia se pueden palpar nudos o zonas de dureza en los músculos involucrados. Las contracturas y el espasmo muscular disminuyen aun mas la circulación, drenaje linfático y nutrición de las áreas dañadas contribuyendo así al daño progresivo de la articulación afectada, que por lo común termina afectando a otras. Ejemplo, cuando se daña la rodilla derecha, se realiza mayor esfuerzo con la izquierda, la cual eventualmente también será afectada. Al hacerse más cortos los músculos (contractura) los sitios donde se prende al hueso, se dañan por la tensión crónica generando lo que se conoce como tendinosis (degeneración sin inflamación). El dolor no solo se percibe en el área afectada sino que se refleja a otras partes del cuerpo, por lo que a veces se confunde con otros padecimientos.

Las inyecciones de una substancia estimulante en los sitios dañados va a estimular los mecanismos normales que el cuerpo utiliza para reparación, en cierta forma es como guiar al cuerpo para que reactive obras inconclusas, como un puente que quedo a medio terminar. Cuando por efecto de los medicamentos, a veces inyecciones de corticoides, apagan la respuesta normal del cuerpo y este olvida concluir un proceso de reparación, activándose mecanismos vicariantes que compensan esta falla funcional pero sin lograrse la reparación total. Es aquí donde son importantes no solo las habilidades técnicas del terapeuta sino también su buen ojo clínico para diagnosticar todas las zonas disfuncionales y tratar las áreas claves .

Es importante recordar que laEspasmo muscular reparación de una zona dañada puede continuar hasta por 18 meses, de ahí que es fundamental usar de modo juicioso los medicamentos que interfieren con la inflamación incluyendo el uso del hielo o aparatos para inmovilizar las articulaciones afectadas. Muchas personas piensan que la inflamación es mala, pero sin ella no habrá reparación.

Con estas inyecciones no se busca enmascarar el dolor por el contrario al fortalecerse los ligamentos y tendones, se va a reducir la contractura muscular  porque se le da estabilidad a la articulación. Son necesarios varios tratamientos con intervalos de 2 a 6 semanas para que se de el efecto deseado.

¿Cómo es el Procedimiento?

En general es un procedimiento seguro cuando lo realiza un médico bien entrenado y con un conocimiento detallado de la anatomía y que tiene experiencia en este tipo de inyecciones. El uso de agujas siempre involucra riesgos, por eso debe realizarse en un paciente cooperador. Por lo común habrá un malestar en el área inyectada, la mayor parte de los pacientes lo toleran sin tomar medicamentos, pero si es necesario pueden tomarse analgésicos no esteroideos hasta por un par de días después del procedimiento. Después del procedimiento pueden realizarse las actividades normales, en algunos casos deberá esperarse uno o dos días. El procedimiento por lo común no requiere mas de media hora dependiendo del tamaño del área a tratar.

No pueden curarse todos los padecimientos dolorosos, ni quitarse el dolor en una 100%, la mayoría de los pacientes tratados (2 a 6 sesiones).

Obtendrán un 50% de alivio en su dolor. Los resultados son buenos considerando lo difícil que es tratar el dolor crónico. Es importante recordar que los padecimientos crónicos no se generan de un día para otro y por eso los resultados se dan en forma gradual.